Calderas

Calderas

Soliclima sólo ofrece calderas de bajo consumo que cuentan con una avanzada tecnología que les permite aprovechar al máximo la energía y ahorrar entre un 20% y un 40% de combustible: calderas de condensación y calderas de baja temperatura. Para su funcionamiento, utilizan las energías fósiles convencionales (gasóleo o gas natural). Pueden integrarse perfectamente a cualquier sistema de calefacción instalado, ocupando el lugar de la antigua caldera. Todas las calderas que ofrece Soliclima reciben subvenciones por parte de las instituciones públicas.

Imagen infografia

Calderas

Calderas

Soliclima no destaca únicamente por la utilización de las energías renovables en sus instalaciones; estamos especializados también en optimizar al máximo el uso de la energía, y uno de nuestros recursos es utilizar en nuestras soluciones energéticas sólo calderas de alto rendimiento, tanto de gas como de gasóleo.

Nuestras calderas se cuentan entre las marcas de más renombre a nivel internacional, que funcionan con la tecnología más avanzada, ahorrando hasta un 40% de energía en comparación con las calderas convencionales.

 

Tipo de aplicaciones en Calderas

Calderas de condensación

Las calderas de condensación consiguen ahorros de combustible de hasta un 40%, aunque hemos detectado casos en los que el ahorro ha sido aún mayor, dado que la caldera que sustituimos era antigua e ineficiente. Las calderas de condensación son consideradas dispositivos de alta eficiencia energética, y reciben consecuentemente subvenciones de las instituciones públicas.


Calderas de baja temperatura

Soliclima apuesta por el uso inteligente de los recursos energéticos al instalar los sistemas más eficientes para ahorrar energía y reducir emisiones y costes económicos.


Calderas de Biomasa

De hecho, los pellets, bolitas fabricadas a partir de maderas recicladas, resultan más económicos que el gasóleo o el gas. A continuación, mostramos algunos de los modelos de calderas de biomasa ofertados por Soliclima.

Acceda a nuestra calculadora de amortización.


Calderas industriales

Las calderas industriales modernas, de rendimientos mucho más elevados, aumentan el beneficio empresarial.
 


Calderas industriales de biomasa

Las calderas industriales de biomasa ofrecen altos beneficios económicos


Calderas de bajo consumo

Calderas de bajo consumo de gas y gasoil

Las calderas de bajo consumo que instala Soliclima consiguen aprovechar al máximo el calor generado, reducen el consumo de combustible y la emisión de gases y proporcionan un ahorro energético y económico que oscila entre el 20 y el 40%.

La avanzada tecnología de las calderas de bajo consumo permite regular este aporte de calor al caudal de agua solicitado y a la temperatura exterior, se adapta perfectamente a cada estado, consigue una perfecta combustión y produce un mayor rendimiento.

La mayoría de veces que usamos la calefacción se corresponde con temperaturas exteriores medias, es decir, que son pocos los días en que la temperatura es muy baja. Aunque cuando se dimensiona una caldera se hace para cubrir esos días en que la temperatura puede caer en picado, casi todo el tiempo va a trabajar por debajo de esta máxima carga. Eso se observa en el Gráfico de frecuencias acumuladas de temperaturas, donde se puede sacar la conclusión de que una caldera bien dimensionada sólo trabajará a su máxima carga durante un periodo muy breve y que casi siempre lo hará a un 30/40% de rendimiento.

Como vemos en el gráfico de rendimiento de las calderas, en este rango habitual de trabajo, el rendimiento, tanto de una caldera de baja temperatura como el de una de condensación, supera ampliamente el de una caldera convencional -un 10% en el caso de la caldera de baja temperatura y hasta un 15% en el de la de condensación-. En cambio, para una máxima carga -como cuando se produce ACS en una caldera mixta-, los rendimientos se equiparan, aunque siempre siguen siendo un poco superiores a los rendimientos correspondientes a la caldera de baja temperatura y de condensación.

Para funcionar, las calderas de bajo consumo utilizan enegías fósiles convencionales, comonel gasóleo o el gas natural, pueden integrarse perfectamente a cualquier sistema de calefacción ya instalado y ocupar el lugar de la antigua caldera.

Complementado con placas solares, un sistema de calefacción con una caldera de bajo consumo puede llegar a ahorrar entre un 50 y un 60% de energía. Existen dos tecnologías que se ajustan a la definición de caldera de bajo consumo: las calderas de condensación y las calderas de baja temperatura.

Rendimiento de las calderas Temperaturas de la calefacción

Calderas de condensación

Soliclima instala calderas de condensación que disponen de la tecnología para aprovechar la energía liberada en el proceso de condensación de las sustancias gaseosas, también denominados humos, que la caldera expulsa en su combustión. Gracias a esta recuperación de energía, el equipo consigue aumentar su rendimiento y su ahorro energético.

Cuando en una caldera utlizamos gas natural, propano o butano, se genera una cantidad de vapor de agua altamente energético. En las calderas convencionales, este vapor de agua se expulsa junto al resto de gases generados -los humos- a una temperatura de entre 150 a 180 ºC; en cambio, en las calderas de condensación, esa temperatura ronda entre los 40 y los 50ºC, ya que lo que se pretende es bajar la temperatura de estos gases para que se condensen y así aprovechar el calor latente que se desprende. Se consigue esta condensación gracias, también a una superficie amplia de intercambio en la caldera. La suma de las contribuciones producidas por la energía recuperada de la condensación supone un 11% del total de la energía que tiene el combustible.

No es extraño, pues que estas calderas consigan rendimientos de casi el 110%. Esto no significa que se genera más energía de la que lleva el combustible, sino que el rendimiento de las calderas normales está calculado sin tener en cuenta la energía que se recupera de la condensación. Así, consiguen hasta un 40% de ahorro respecto las calderas convencionales.

Su versatilidad las hace idóneas para que se puedan adaptar a sistemas de suelo radiante.

Caldera de baja temperatura

Las calderas de baja temperatura son aquellas cuya tecnología, adaptada perfectamente a cada estado, permite regular el aporte de calor al caudal de agua solicitado y a la temperatura exterior, evita en todo momento arrancar y parar constantemente y presenta un muy alto rendimiento. De esta forma, se consigue aprovechar al máximo el calor generado, se reducen las pérdidas, el consumo de combustible y la emisión de gases. Pueden calentar, por ejemplo, agua a 40ºC para uso doméstico o calefacción para suelo radiante en modo estacionario.

Poseen un rendimiento estacionario cercano al 94%, con lo que se consigue un ahorro energético y económico que oscila entre el 20 y el 30% en comparación con una caldera convencional. Aunque se las denomine de baja temperatura, pueden llegar a calentar el agua hsta los 80ºC necesarios para un sistema de radiadores.

Como en el caso de las calderas de condensación, su versatilidad las hace idóneas para se complementadas con captadores solares térmicos. Así, un sistema de calefacción con una caldera de baja temperatura y captadores solares puede llegar a ahorrar entre un 50 y un 60% de energía.

Servicio Tecnico

Conviene recordar que las calderas de bajo consumo ofrecidas por Soliclima reciben subvenciones. Además, Soliclima ofrece un Servicio Tecnico para su mantenimiento y reparación.

 

Teléfonos:
  • 902 053 038
  • 931 616 018
Idiomas
Visítanos en
Compartir