Calderas

Calderas

Soliclima sólo ofrece calderas de bajo consumo que cuentan con una avanzada tecnología que les permite aprovechar al máximo la energía y ahorrar entre un 20% y un 40% de combustible: calderas de condensación y calderas de baja temperatura. Para su funcionamiento, utilizan las energías fósiles convencionales (gasóleo o gas natural). Pueden integrarse perfectamente a cualquier sistema de calefacción instalado, ocupando el lugar de la antigua caldera. Todas las calderas que ofrece Soliclima reciben subvenciones por parte de las instituciones públicas.

Calderas industriales

Las calderas industriales modernas, de rendimientos mucho más elevados, aumentan el beneficio empresarial.
 

La biomasa incluso posibilita la conversión del residuo del proceso productivo en un valioso carburante que puede cubrir una parte importante de la demanda de energía de la empresa.
 

Soliclima ofrece calderas industriales de muy elevado rendimiento, basadas en tres tecnologías diferentes, que reciben subvenciones dadas sus características. Mientras las calderas convencionales tienen un rendimiento real aproximado de un 80% - 90%, mientras que las calderas industriales de alto rendimiento alcanzan hasta un 110%, ofrenciendo un ahorro de combustible de hasta el 40% frente a las calderas normales. Por este motivo, si se está planteando sustituir las calderas de su empresa, es el momento de plantearse invertir en una caldera que le ayudará a ahorrar hasta el 40% de combustible. Además, estas calderas se amortizan mucho más rápido gracias no sólo al ahorro de combustible, sino también a a que reciben subvenciones por parte de las Administraciones Públicas gracias a que sus emisiones de CO2 más bajas ayudan a cumplir el Protocolo de Kioto.

Calderas industriales

Soliclima ofrece calderas industriales de alta eficiencia energetica con rendimientos de hasta el 110%

Los principales tipos de calderas industriales de alta eficiencia son:

Condensación: la condensación consiste en una tecnología que aprovecha el calor residual del humo, cosa que no hacen el resto de las calderas, con lo cual el rendimiento se eleva hasta el 110% frente a las calderas convencionales. Esto supone un ahorro de combustible de hasta el 40%, con el consiguiente ahorro de costes para el empresario. Estas calderas están disponibles tanto para trabajar con gas como para trabajar con gasóleo, aunque se recomienda el uso del gas dedo que es un combustible menos contaminante que el gasóleo, emite menos CO2 , se presuponen  más cantidad de reservas en el subsuelo, y además las calderas a gas suelen ofrecer mejores rendimientos.

Baja temperatura: las calderas de baja temperatura basan su eficiencia en otro mecanismo diferente, con lo cual conviene dejarse aconsejar por el experto, porque según el tipo de proceso industrial que estemos trabajando, puede ser más ventajosa un tipo de calderas u otra. Las calderas de baja temperatura no aprovechan el calor del humo, sino que se basan en que están optimizadas para trabajar con su rendimiento más elevado sólo en los picos de demanda de clalor, con lo que ese rendimiento disminuye cuando la demanda de calor es más baja. En el caso de las calderas domésticas, esto es la mayoría del tiempo; en las calderas industriales, conviene analizar las características del proceso para deducir si este tipo de calderas puede ser rentable o no.

Biomasa: la biomasa se está convirtiendo en el gran recurso de las empresas que necesitan productos vegetales durante sus procesos de producción, por ejemplo, las industrias alimentarias. Estos procesos generan residuos vegetales, que hasta ahora han supuesto una molestia para empresario, que a veces tienen que pagar para liberarse de ellos. Muchas empresas de este sector están comenzando a optar por calderas de biomasa industriales en las que pueden combustionar sus residuos y producir energía para esos mismos procesos productivos. La empresa escocesa que fabrica el conocido whiskey Johnny Walker y el vodka Smirnoff, ha construido una destilería que aprovecha los residuos vegetales resultantes en materia prima para la producción de electricidad y de calor para la factoría. En España, los empresarios vinateros y los aceiteros utilizan las podas de la vid y el olivo, el orujillo y los huesos de aceituna como materia prima para sus calderas industriales.  Si es una empresa con residuos vegetales y quiere revalorizarlos, consúltenos y le asesoraremos sobre cuál es el mejor método para optimizar su biomasa.

 

 

 

INSTALACIÓN REALIZADA

Caldera industrial

Caldera industrial

Caldera industrial de alta eficiencia para escuela

Instalar una caldera industrial de alta eficiencia ahorra miles de euros en combustibles anualmente. Soliclima instala calderas industriales de alta eficiencia, tanto de gas, como de gasoleo como de biomasa. Todas ellas son subvencionables, debido a que se consideran dispositivos de alta eficiencia. En el caso de la biomasa, se subvenciona porque se trata del uso de una energia renovable. De esta forma, la amortización de la caldera es aún más rápida, dado que al ahorro de combustible se suma la subvención. Hasta hace un par de años escasamente, las calderas de condensación eran exclusivamente de gas, no existían aún las del gasóil, pero ahora se pueden comprar también calderas de gasoleo de condensación, con lo que podemos disfrutar de las ventajas que implica esta tecnología.

Teléfonos:
  • 902 053 038
  • 931 616 018
Idiomas
Visítanos en
Compartir